PARQUET EN BARCELONA


PARQUET LAMINADO



El parquet laminado es un tipo de pavimento que está hecho a partir de varias capas de materiales, generalmente derivados de madera y/o sintéticos con una capa final imitando madera, cerámica, etc.

Se caracteriza por la gran dureza, precio y la facilidad de su mantenimiento.

1.   El suelo laminado de presión directa: es el que más se usa en viviendas porque es el más económico y el que consigue imitar mejor el efecto a madera. Por su gran resistencia puede ser instalado también en comercios. Este tipo de suelos consta de 4 capas:

 Overlay: es la que consigue proteger el suelo del paso del tiempo y las manchas

La del diseño: la que le da el aspecto real al suelo. Esta es una fotografía real del diseño que se elija y se remata con una resina de melamina.

Capa media: es un panel de núcleo de fibra de alta densidad resistente a la humedad. Está compuesto por fibras de madera y resina de melamina.

Contracara: es la equilibrante, resistente a la humedad que garantiza que el panel no se abombe o arquee.

El suelo laminado de alta presión: este suelo ofrece mayor resistencia al uso y al impacto, por lo que es el tipo de suelo ideal para usar en espacios públicos con mucha afluencia de gente, como restaurantes u hoteles.

Ventajas del suelo laminado

  • Hay una gran variedad de modelos, colores y terminaciones en el mercado.
  • Para su instalación no hace falta retirar el pavimento anterior.
  • Su precio es más reducido que el del parqué de madera, por ejemplo. De modo que permite tener un acabado parecido a un precio menor.
  • Son más resistentes que los suelos de madera e ideales para lugares con mayor movimiento, como puede ser un comercio o una empresa. Resisten mejor el paso del tiempo, los arañazos o la humedad e incluso los hay tan duraderos como la madera.
  • No sufren cambio alguno con la luz solar.
  • Son compatibles con el suelo radiante.
  • Son fáciles de mantener y cuidar, sin necesidad de acuchillarlos.
  • Aportan comodidad y calidez a las estancias.

Desventajas del suelo laminado

  • Una de sus principales desventajas son las juntas. El suelo sobre el que se instale debe de estar bien nivelado para así evitar que las juntas se separen.
  • Los diseños de los laminados suelen cambiar según demanda, con lo que es posible tener problemas para encontrar recambios a largo plazo.
  • El recubrimiento laminado puede producir una carga electroestática, sobre todo es un problema en los suelos de baja calidad.